lunes, 23 de abril de 2012

FUTURISMO (inicios siglo XX)


Futurismo:

Contexto en el que se desarrollo:

Durante los inicios del siglo XX, mientras el Cubismo se hacía un espacio en el arte exportando al mundo sus preceptos y obras desde Francia, surge en Italia una corriente que rechaza la obra humana hasta entonces realizada y sugiere una revolución mundial con las máquinas como protagonistas, considerando a éstas como las principales representaciones del progreso humano.
Es en el año 1909 cuando la nueva propuesta se formaliza, con un manifiesto de fundación publicado en el diario parisino Le Figaro, firmado por el poeta italiano Filippo Tommaso Marinetti. Así nace el Futurismo.

Tecnicas y temáticas:
Sus ideas revolucionarias no deseaban limitarse al arte, sino que, como otros muchos movimientos, pretendían transformar la vida entera del hombre. La estética futurista difunde también una ética de raíz machista y provocadora, amante del deporte y de la guerra, de la violencia y del peligro. El futurismo fue politizándose cada vez más hasta coincidir con las tesis del fascismo, en cuyo partido ingresó Marinetti en 1919. En su manifiesto hay un punto que dice:
La característica principal del futurismo es la plástica del dinamismo y del movimiento. El efecto de la dinámica se transmitía en vibrantes composiciones de color que debían producir un paralelismo multisensorial de espacio, tiempo y sonido. Al principio, se valieron para la realización de sus objetivos artísticos de la técnica divisionista, heredada del neoimpresionismo y más tarde se aplicó la técnica cubista de abstracción como procedimiento para desmaterializar los objetos. A partir de estas premisas, la representación del movimiento se basó en el simultaneismo, es decir, multiplicación de las posiciones de un mismo cuerpo, plasmación de las líneas de fuerza, intensificación de la acción mediante la repetición y la yuxtaposición del anverso y del reverso de la figura.
Buscaban por todos los medios reflejar el movimiento, la fuerza interna de las cosas, ya que el objeto no es estático. La multiplicación de líneas y detalles, semejantes a la sucesión de imágenes de un caleidoscopio o una película, pueden dar como resultado la impresión de dinamismo. Crearon ritmos mediante formas y colores. En consecuencia, pintan caballos, perros y figuras humanas con varias cabezas o series radiales de brazos y piernas. El sonido puede ser representado como una sucesión de ondas y el color como una vibración de forma prismática.
Los pintores extraen sus temas de la cultura urbana, máquinas, deportes, guerra, vehículos en movimiento, etc., eliminando progresivamente todo populismo o simbolismo.


Artista y obra representativa:

Boccioni fue pintor y escultor. Era el máximo representante del movimiento llamado futurista, que defendía el progreso occidental, la máquina y el estilo de vida ruidoso y agitado de la vida urbana. En 1901 se traslada a Roma y conoce a otros pintores que también pertenecían a este mismo movimiento. Vivió unos años en París, Rusia, Padua y Venecia. En 1910 firma junto a Carrá, Russolo y Marinetti el "Manifiesto Técnico de la pintura Futurista", . Una de sus obras más importantes de este año 1910 es La Ciudad Despierta. Otras obras interesantes son Visiones Simultáneas, de 1911, la Carcajada, y el Tríptico de los Estados de Ánimo: Los Adioses, Los Que se Van, Los Que se Quedan. En 1911 inicia su actividad como escultor con obras como Formas únicas en la continuidad del espacio. En 1915 participó como voluntario en la I Guerra Mundial, y es en esta época cuando comienza a apartarse del futurismo es decir , de la velocidad y el dinamismo, y se va acercando al análisis de las imágenes plásticas, es decir, de los volúmenes redondeados y más estáticos, influido por Cèzanne. Boccioni, con el movimiento futurista, buscaba romper con los movimientos artísticos anteriores mediante la exaltación de la belleza de la revolución, de la guerra y de la velocidad.
Una obra representativa es: “Tumulto en galería”
Tumulto en la galería

La composición de la obra Tumulto en la Galería tiene unas líneas de fuerza que convergen en el centro. Los colores expresan luces intensas y junto a las gruesas pinceladas se expresa la violencia. Boccioni había firmado el Manifiesto de los pintores futuristas de Febrero de 1910 y el Manifiesto técnico de Abril de 1910. Este documento que desarrolla las ideas más ampliamente que el Manifiesto de Febrero afirma que todo se encuentra en movimiento y en constante cambio. Todas las figuras aparecen y desaparecen en la realidad, mientras que en nuestra retina se mantienen presentes. Otro aspecto que desarrollan los futuristas es el hecho de que no creen que el hombre sea el centro del Universo. El dolor del hombre no es más interesante que una bombilla eléctrica, que funciona, sufre y llora.

Fuente: http://www.arteyestilos.net/index.php?option=com_content&view=article&id=305:umberto-boccioni&catid=44:biografias-de-pintores&Itemid=59

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada